La empresa del conocimiento necesita al trabajador individual

Imagen

Las fuerzas del mercado se mueven de manera brusca y desordenada, la oferta no garantiza su demanda en un mundo lleno de cambios y reacomodos históricos, las necesidades de una gran mayoría de la gente se encuentran estancadas en la base de la pirámide de Maslow[1], el estado hace  su mejor esfuerzo para garantizar las condiciones de equilibrio, las bases han sido tocadas y despiertan de su letargo sueño, la empresa tradicional se agrupa para enfrentar los embates del mercado, del estado y de sus acreedores, poco a poco se cumple el pronóstico del agotamiento del sistema capitalista, que aun da bocanadas de aire y se resiste a dejar el trono.

De acuerdo con datos del SIEM[2] el estado de Yucatán cuenta con 33,391 empresas registradas (dic. 2013), de las cuales el 95% son microempresas, y el 71% se dedican al comercio, mientras que el 21% son de servicios, así mismo, es la entidad federativa de nuestro país que muestra un crecimiento en número  de empresas con un 9.81% promedio anual en los últimos cinco años.

Estos datos son una muestra clara de la forma en que nuestra economía regional necesita de un respiro, de una pausa para analizar lo que está sucediendo, si bien la competencia detona beneficios directos para el cliente, hacerlo de manera desproporcionada provoca estancamientos y baja rentabilidad, no solo es crear empresas por crearlas, se debe analizar las necesidades del mercado, establecer mecanismos que den respuesta oportuna a esas necesidades y no a los movimientos provocados por los embates del consumismo devorador del mercado, influenciados por publicidad engañosa y malas prácticas.

En el estado de Yucatán se tienen registros de 31982[3] microempresas dedicadas en su gran mayoría al comercio, microempresas que dependen de uno o dos proveedores que surten a la totalidad del mercado, es decir, se encuentra pulverizada la entrega final de los productos, pero centralizada y acaparada su distribución.

El problema se agrava con la práctica generalizada del desperdicio[4], un desperdicio que estanca el trabajo y no permite avanzar en su creación, que engaña, que mutila el poder de la persona para discernir entre lo útil y lo no útil, que explota los recursos sin medida, sin prevención para evitar sus agotamiento, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida.[5]

La empresa tradicional se agrupa para hacer frente a los embates del mercado, del estado y sus acreedores, se alienan para formar un frente común, para resolver los problemas, pero se olvidan que su razón de ser que es crear, diseñar, desarrollar y establecer mecanismos que contribuyan a la repartición justa de la riqueza, La vocación de un empresario es una noble tarea, siempre que se deje interpelar por un sentido más amplio de la vida.

La empresa del conocimiento necesita de ser individual, sin caer en el individualismo, es decir, necesita a la persona completa, su esfuerzo físico, su arte, su inteligencia, necesita de todo su poder exponencial concentrado es sus talentos, necesita espacios, tiempo.

No se debe aspirar a algo que no se concibe con conocimiento de causa, no debes de alejar las ideas de la realidad, por que cuando eso sucede provocas idealismos falsos, carentes de espíritu, de esencia y se vuelven estériles faltos de sentido.

Las empresas necesitan mover sus estructuras, rediseñar sus procesos y lo más importante definir un rumbo acorde a los tiempos y eternas al espíritu.[6]


[1] Maslow

[2] (Sistema de Información Empresarial Mexicano) http://www.siem.gob.mx

[3] SIEM; estadísticas

[5] Papa Francisco

[6] Lema UVM

La dinámica en las empresas

Todo es dinámico...

Todo es dinámico, nada es estático…
Todo es estático, nada es dinámico…

“EL personal es nuestro principal activo en la empresa” es un enunciado que podemos ver en los muros  o áreas comunes en muchas empresas.

Algunos consultores critican este enunciado diciendo:

- En tiempo de crisis los dirigentes lo primero que realizan son recortes de la plantilla laboral, disminuyen el presupuesto de capacitación y dan al traste con su enunciado principal-

Y lo más triste de este supuesto, es que etiquetan esta acción como “incongruencia”.

¿Quién tiene la razón? Depende a quién le preguntes, algo importante que no debemos perder de vista, es el desempeño de la persona en la empresa, más allá de la productividad y la reducción de costos de operación.

El colaborador por naturaleza es dinámico, “nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña” Heráclito (540 ac – 475 ac) y este dinamismo lo trasmite a la empresa en sus actividades diarias, la velocidad con que se realiza la actividad depende en gran medida de la persona, es ella quien determina el ritmo, los tiempos, a pesar de contar con reglamentos y políticas que provocan un “tortuguismo” organizacional en el mejor de los casos.

“la educación de la voluntad no se termina nunca” (la conquista de la Voluntad Enrique rojas 1994) la persona que tiene educada la voluntad consigue lo que quiere.

El desorden organizacional provoca en muchos casos inestabilidad, día a día brotan problemas nuevos y en algunos casos resurgen aquellos que se habían corregido con anterioridad, la Entropía califica el grado de desorden en un sistema Clausius (1850); es el proceso por el cual la energía pierde su capacidad de generar trabajo útil.

Entonces la velocidad es un elemento importante que se debe considerar dentro de la dirección estratégica de la empresa. Velocidad para adaptarse a los cambios, para implementar la innovación, para desarrollar nuevos productos y servicios, para desarrollar capital humano, etc…

Siempre que los sistemas alcanzan su nivel optimo, estos tienden a perder su esencia y se transforman en otro de mayor o menor conforme  genera trabajo útil.

Por este motivo se debe considerar a la persona como la principal promotora del cambio en las empresas, su motivación desempeña un papel importante en dirección estratégica de la organización, así como el reconocimiento por la aportación de las nuevas ideas que permiten alcanzar los objetivos planteados, donde el personal no debe perder la autoría de las ideas que permitan consolidar expresiones completas en un producto, herramienta o utensilios de aportan valor al cliente.

La informacionalización y la gestión empresarial

Gran parte del quehacer directivo se centra en el uso adecuado de la información y la confiabilidad de sus datos, actualmente la red de internet se encuentra saturada de éstos y se incrementa de manera desproporcionada todo los días.
Es responsabilidad de líder discernir sobre la información y los hechos para poder tomar decisiones adecuadas al propósito de la empresa.
El flujo adecuado de los datos hacia el interior juega un papel importante en el devenir directivo, por este motivo, es necesario establecer un enfoque claro y conciso que ayuden a tomar decisiones de manera ágil y oportuna.
La misión de la empresa se convierte en el motor impulsor que inspira a todo el personal a orientar su esfuerzo operativo para alcanzar la visión propuesta en tiempo y espacio.
Sin embargo, la información es pasiva y en múltiples ocasiones no sirve para hacer algo relevante con ella, por este motivo la información debe estar en la neuronas de la gente y ofrecer soluciones realmente efectivas que mueva al resto de la organización y la vuelva mas activa.
“Cuando la información deja de ser pasiva, se convierte en insumo para generar soluciones al darle movimiento, a lo que denominamos informacionalización” A Basurto (2005).
Entonces la gestión empresarial bien enfocada y con una fuente inagotable de conocimiento, que convierte la información pasiva en su palanca impulsora y la misión como su mejor herramienta de trabajo
, desarrolla ventajas competitivas acorde a la nueva realidad del mercado.

20110903-120227.jpg

Los sistemas amplían la visión del líder cuando se hacen planteamientos adecuados y bien enfocados.

Peter SengeEs muy común escuchar en el argot empresarial la necesidad de trabajar con un enfoque sistémico, sin embargo, existen diferentes interpretaciones de este concepto incorporado por Peter M Senge en su libro “La quinta disciplina” (Ed. Granica, 1994)

La palabra sistema, proviene del latín systema y significa: “conjunto estructurado de elementos o unidades que, ordenadamente relacionadas entre si, contribuyen a determinado fin; procurando obstinadamente, hacer algo en particular siempre, o hacerlo de cierta manera sin razón o justificación inmediata” A Basurto (Ed. empresa inteligente, 2005).

Si esto lo trasladamos al campo organizacional podemos decir entonces que sistema es un conjunto de procesos que se relacionan entre si de manera natural, de manera automática como la habilidad de conducir un auto, esto se convierte en el primer punto de quiebre cuando contamos con una empresa organizada por departamentos con criterios funcionales, ya que existe la tentación de nombrar como procesos a los departamentos de la estructura orgánica y todavía los mas temerarios los nombran sistema (sistema de compras, sistema de distribución, sistema de recursos humanos)

Proceso: Conjunto de actividades mutuamente relacionadas o que interactúan, las cuales transforman elementos de entrada en resultados. ISO 9000

Los equipos de trabajo trabajan por procesos necesarios para producir cada uno los servicios que solicitan sus clientes, es decir pueden tener uno o más procesos.

La forma en como se agrupan estos procesos es un tema que plantearemos mas delante; para seguir con esta reflexión del enfoque o pensamiento sistémico, podemos decir entonces que las personas que participan en un equipo de trabajo realizan actividades que se relaciona e interactúan para brindar un servicio solicitado por un cliente, apoyadas fuertemente en herramientas que se convierten en la extensión de la actividad humana para transformar los insumos de entrada en resultados de mayor valor.

Existen un sin fin de herramientas que se diseñaron para este fin y para efectos de esta reflexión podemos agruparlas en tres categorías que nos ayuden a visualizar el impacto que producen en la actividad y proceso mismo, estos son:

Herramientas metodológicas (proyectos, modelos, programas, planes, procedimientos, instructivos)

Herramientas de supraestructura (valores, habilidades, conocimientos y actitudes)

Herramientas de infraestructura (software, computadoras, maquinarias, equipos, edificios)

Son pocas las empresas en México que están haciendo algo efectivo al respecto, cuando los enfoques están desfasados se puede resolver haciendo los ajustes necesarios para volver al foco, el problema es con aquellos lideres acartonados faltos de visión que muestran indiferencia a una realidad que rebasa su capacidad de entendimiento.

No es fácil iniciar un proceso de esta naturaleza, sin embargo, cuando los lideres se apoyan en las personas y escuchan sus sugerencias aliviana un poco la carga concentrada en un número reducido de personas que buscan adular al jefe, cuando en realidad lo que se necesita es voluntad para hacer las cosas.