La dinámica en las empresas

Todo es dinámico...

Todo es dinámico, nada es estático…
Todo es estático, nada es dinámico…

“EL personal es nuestro principal activo en la empresa” es un enunciado que podemos ver en los muros  o áreas comunes en muchas empresas.

Algunos consultores critican este enunciado diciendo:

– En tiempo de crisis los dirigentes lo primero que realizan son recortes de la plantilla laboral, disminuyen el presupuesto de capacitación y dan al traste con su enunciado principal-

Y lo más triste de este supuesto, es que etiquetan esta acción como “incongruencia”.

¿Quién tiene la razón? Depende a quién le preguntes, algo importante que no debemos perder de vista, es el desempeño de la persona en la empresa, más allá de la productividad y la reducción de costos de operación.

El colaborador por naturaleza es dinámico, “nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña” Heráclito (540 ac – 475 ac) y este dinamismo lo trasmite a la empresa en sus actividades diarias, la velocidad con que se realiza la actividad depende en gran medida de la persona, es ella quien determina el ritmo, los tiempos, a pesar de contar con reglamentos y políticas que provocan un “tortuguismo” organizacional en el mejor de los casos.

“la educación de la voluntad no se termina nunca” (la conquista de la Voluntad Enrique rojas 1994) la persona que tiene educada la voluntad consigue lo que quiere.

El desorden organizacional provoca en muchos casos inestabilidad, día a día brotan problemas nuevos y en algunos casos resurgen aquellos que se habían corregido con anterioridad, la Entropía califica el grado de desorden en un sistema Clausius (1850); es el proceso por el cual la energía pierde su capacidad de generar trabajo útil.

Entonces la velocidad es un elemento importante que se debe considerar dentro de la dirección estratégica de la empresa. Velocidad para adaptarse a los cambios, para implementar la innovación, para desarrollar nuevos productos y servicios, para desarrollar capital humano, etc…

Siempre que los sistemas alcanzan su nivel optimo, estos tienden a perder su esencia y se transforman en otro de mayor o menor conforme  genera trabajo útil.

Por este motivo se debe considerar a la persona como la principal promotora del cambio en las empresas, su motivación desempeña un papel importante en dirección estratégica de la organización, así como el reconocimiento por la aportación de las nuevas ideas que permiten alcanzar los objetivos planteados, donde el personal no debe perder la autoría de las ideas que permitan consolidar expresiones completas en un producto, herramienta o utensilios de aportan valor al cliente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s