El líder maestro crea más.

Imagen

“No es suficiente ser líder y tener seguidores, es necesario tener aprendices que valoren al maestro…” scastor

Estos últimos días he recibido noticias que realmente me llenan de satisfacción y otras no tanto, veo con agrado como algunos de los proyectos de personas que creen en lo que hacen, donde sus sueños poco a poco van tomando forma.

Soy testigo de la perseverancia de estas personas y sobre todo de su proceso de maduración y crecimiento como individuo.  Al principio su egoísmo sobresalía sobre cualquier planteamiento razonablemente bueno, su soberbia invadía su cuerpo creando un escudo rebota ideas, parecía imposible rebasar las fuerzas defensoras de sus torcidos pensamientos, su refugio era él mismo.

Sin embargo, como el demiurgo griego empezó a ordenar las ideas en un cosmos natural de crecimiento y poco a poco su visión de futuro basado en la providencia empezó a surtir efecto, su primer punto de quiebre se dió en el servicio, un servicio genuino basado en la humildad.

Para lograr este primer punto es necesario tener claro el ser y el querer ser de ti mismo como persona, convencer a tu primer círculo de apoyo, convencer a los segundos de a bordo, porque de ellos depende el despliegue de las ideas al resto de la tropa.

– Pero ¿cómo voy a lograr semejante hazaña?,  si nadie hace caso de instrucciones no escritas y firmadas por el mero mero: es muy simple, debemos hacer actos de fe, poner en práctica el FIAT creador de todos y cada uno de los elementos que rodean al ser, mostrar de que estas hecho y cuál es tu disposición para enfrentar la adversidad de los tiempos.

El primer nivel de concientización se debe dar en el primer círculo, muchos cometen el error de tratar de sensibilizar a las bases sin haber pagado la cuota de hacerlo en el primer escalón.

Una vez logrado el primer nivel de satisfacción, debes ponerte al servicio de tus colaboradores como un proveedor de datos e insumos, como aquel que provee los elementos y materias necesarias para lograr desarrollar la actividad donde el colaborador se sienta orgulloso de su labor, donde la chispa creativa le acompañe en el día a día y su trabajo deje de ser una carga.

Después de cumplir este primer objetivo, debes  poco a poco posicionarte  como una persona que ayuda, que asesora, que confía en sus colaboradores, en su equipo, en su capacidad creadora.  Este momento es muy importante en tu carrera de líder, es una acción donde tu autoridad se legitima, donde el puesto pasa a segundo término, para dar paso al equipo, a la mejora continua y a la participación de la gente, donde los problemas se dialogan, se discuten las opciones más optimas, donde opinar se vuelve parte del quehacer diario.

Esa transmisión de conocimiento es un proceso lento que requiere de una fuerte dosis de humildad para aprender y  paciencia para enseñar, es la comunión entre maestro y aprendiz, es el trasiego de valor, el cambio de piel, es dejar ser, es consumar tu obra maestra dejando un legado que trasciende en el tiempo, es lograr tu misión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s