El líder maestro crea más.

Imagen

“No es suficiente ser líder y tener seguidores, es necesario tener aprendices que valoren al maestro…” scastor

Estos últimos días he recibido noticias que realmente me llenan de satisfacción y otras no tanto, veo con agrado como algunos de los proyectos de personas que creen en lo que hacen, donde sus sueños poco a poco van tomando forma.

Soy testigo de la perseverancia de estas personas y sobre todo de su proceso de maduración y crecimiento como individuo.  Al principio su egoísmo sobresalía sobre cualquier planteamiento razonablemente bueno, su soberbia invadía su cuerpo creando un escudo rebota ideas, parecía imposible rebasar las fuerzas defensoras de sus torcidos pensamientos, su refugio era él mismo.

Sin embargo, como el demiurgo griego empezó a ordenar las ideas en un cosmos natural de crecimiento y poco a poco su visión de futuro basado en la providencia empezó a surtir efecto, su primer punto de quiebre se dió en el servicio, un servicio genuino basado en la humildad.

Para lograr este primer punto es necesario tener claro el ser y el querer ser de ti mismo como persona, convencer a tu primer círculo de apoyo, convencer a los segundos de a bordo, porque de ellos depende el despliegue de las ideas al resto de la tropa.

– Pero ¿cómo voy a lograr semejante hazaña?,  si nadie hace caso de instrucciones no escritas y firmadas por el mero mero: es muy simple, debemos hacer actos de fe, poner en práctica el FIAT creador de todos y cada uno de los elementos que rodean al ser, mostrar de que estas hecho y cuál es tu disposición para enfrentar la adversidad de los tiempos.

El primer nivel de concientización se debe dar en el primer círculo, muchos cometen el error de tratar de sensibilizar a las bases sin haber pagado la cuota de hacerlo en el primer escalón.

Una vez logrado el primer nivel de satisfacción, debes ponerte al servicio de tus colaboradores como un proveedor de datos e insumos, como aquel que provee los elementos y materias necesarias para lograr desarrollar la actividad donde el colaborador se sienta orgulloso de su labor, donde la chispa creativa le acompañe en el día a día y su trabajo deje de ser una carga.

Después de cumplir este primer objetivo, debes  poco a poco posicionarte  como una persona que ayuda, que asesora, que confía en sus colaboradores, en su equipo, en su capacidad creadora.  Este momento es muy importante en tu carrera de líder, es una acción donde tu autoridad se legitima, donde el puesto pasa a segundo término, para dar paso al equipo, a la mejora continua y a la participación de la gente, donde los problemas se dialogan, se discuten las opciones más optimas, donde opinar se vuelve parte del quehacer diario.

Esa transmisión de conocimiento es un proceso lento que requiere de una fuerte dosis de humildad para aprender y  paciencia para enseñar, es la comunión entre maestro y aprendiz, es el trasiego de valor, el cambio de piel, es dejar ser, es consumar tu obra maestra dejando un legado que trasciende en el tiempo, es lograr tu misión.

 

Anuncios

Reflexiones del líder del siglo XXI

Como ser mejor persona

El líder del siglo XXI

Nos encontramos en una dinámica de cambios estructurales en el pensamiento de la humanidad, la forma en cómo nos organizamos se encuentra en un caos total, la diversidad de pensamiento donde los grupos minoritarios buscan un posicionamiento que se les escapa de las manos, un país que crece a ritmos muy lentos, un lugar donde los más pobres se vuelven más pobres y los ricos dudan de su capacidad para generar riqueza.

Una sociedad que margina al viejo y mal educa al joven, donde ser el mejor sin importar el cómo se convierte en el pan de cada día, una sociedad que ahoga sus sueños en un vaso de agua, donde la pasividad permite que el ser individual sobresalga de los motivos colectivos, donde todos se cuidan de todos y se sienten cada vez más solos, sin una razón que justifique su existir, donde se cuestiona la doctrina Patrística[1] y las masas se mueven a donde la corriente las lleva, sin importar el rumbo.

Estos acontecimientos se reflejan en la conducción de las empresas, en la falta de interés por construir  pilares firmes del crecimiento social y formativo, y no por falta de voluntad, más bien por temor a lo desconocido, un desconocimiento total del porque estamos aquí, donde la pereza de pensamiento los atrapa lentamente.

Modificar el rumbo  no será tarea fácil, romper las inercias que marcaron tendencias en todos los sentidos convierte a este ejercicio en un proceso complejo y tenebroso que necesita de la participación de cada uno de los actores en la construcción del desarrollo de las organizaciones.

Para revertir este fenómeno universal es necesario desarrollar habilidades sociales que se incrusten en el devenir diario de los equipos de trabajo, desde la capacidad para organizar a la gente, hasta la creación de valor hacia el cliente.

Es un proceso gradual que requiere una mezcla incesante de voluntad y conocimiento, donde el compromiso juega un papel importante y la asesoría del líder es parte medular de este planteamiento.

Las redes sociales es una forma de lograr este cometido, la capacidad de respuesta para convertir datos en información valiosa y traducirla en conocimiento se convierte en la fuente de generación de riqueza[2], este esfuerzo debe ir acompañado de un fuerte dosis de pertenencia, equipos de trabajo con una mística que refleje su razón de ser y el cliente lo note en los productos y servicios que recibe.

Las visitas virtuales a través de medios electrónicos, videoconferencias a distancia, videos en la red, mensajes en línea, son herramientas que acercan al líder a sus seguidores, logran su objetivo si y solo si se tiene una visión de negocio trascedente que se adapte a los tiempos, vivirla en todo su esplendor y transmitirla con pasión hasta el último rincón de la organización, donde el conocimiento este a la mano del que lo necesita, donde éste se encuentre disperso por toda la organización como una herramienta de trabajo y no como un arma de poder, donde los valores anteceden a los intereses, la ética se práctica por convicción antes que imposición, donde la verdad se busca de manera sistémica en la cotidianez operativa bajo esquemas de innovación y mejora continua de manera natural[3], donde la estética promueve la calidad de los productos y servicios que se ofrecen al cliente, es un esfuerzo completo que fortalece y da vida a todos los actores nucleares en la empresa.


[1] Relativo a la doctrina de los padres de la iglesia en defensa del cristianismo

[2] L Valdés (1995) El conocimiento es futuro, Ed Centro para la calidad total y la competitividad

[3] A Basurto (2005) Sistema Empresa Inteligente, Ed Empresa Inteligente

La estructura tangibiliza la visión del líder

Si quieres conocer el enfoque de un dirigente, las intenciones del dueño de la empresa del líder en una organización, es muy simple, solicita la estructura organizacional de la empresa.
La estructura es un reflejo claro de las intenciones reales del dirigente, es una forma de darle vida a la estrategia madre (general) del quehacer directivo.
Puedes tener una estrategia realmente innovadora, trascendental, única, acorde a los tiempos, sin embargo, si no dispones de las personas que la van a ejecutar, esto se convierte en un buen concepto académico lejos de tu realidad empresarial.
Hace poco tiempo me invitaron a conocer algunos proyectos de emprendimiento y la conclusión de sus planes de negocio, fue grato ver que contamos con líderes llenos de buenas intenciones, sin embargo, se encuentran años luz de la gestión directiva con enfoque de negocios.
Presentaban una estrategia que en papel lucía muy bien, tocaba puntos torales del quehacer directivo, establecía muy claro el rumbo que debía seguir para incursionar a los mercados detectados, la innovación era una palabra que repetían constantemente.
Cuando presentaron la estructura me di cuenta que se encontraba desfasada del enfoque original, se estaban preparando para un mundo que ya no existe, querían mejorar la máquina de escribir utilizando una computadora.
La estructura es el punto de arranque para asegurar el éxito de la estrategia, es donde los dirigentes aterrizan sus ideas y formalizan su visión, es una forma de quitar el hado divino a las intenciones plasmadas en los documentos rectores.

20130316-102642.jpg

La línea de valor al cliente

La linea de valor no permite a la organización desviarse de su direcciónExisten muchas técnicas y formas de establecer el despliegue estratégico en la organización, es decir asegurar que la visión del líder, sus objetivos estratégicos se cumplan.

Sin duda para una empresa donde no pasa nada, es una buena práctica, para una organización que no esté expuesta a las presiones del mercado, de los trabajadores y de los accionistas, es un buen consejo.

Sin embargo, cuando entrevistas al personal encargado de ejecutar la estrategia, puedes observar que se encuentran años luz de los buenos deseos plasmados en un papel y desarrollados por un grupo de expertos cortesanos al servicio de su majestad el jefe.

Los equipos de trabajo que se encuentran en la primera línea, haciendo esfuerzos infrahumanos para retener a los clientes, se encuentran a dos fuegos, por un lado brindando servicios al cliente y por otro lado dando resultados al jefe. Es una buena práctica trabajar en base a resultados, cuando el jefe te deja operar,  cuando no mete las manos a la operación y te brinda los insumos necesarios para desarrollar bien la actividad, pero es un infierno cuando el jefe  te pide resultados y él y solo él toma las  decisiones.

Por este motivo es necesario ayudar a que el jefe mayor ubique el origen del valor en su organización, es decir de donde parte el quehacer directivo y cuál es su enfoque.

¿Cuál es la razón de ser?, ¿cuál es detonante supremo que da sustancia a la organización?, las respuestas deben ser contundentes para poder desarrollar las estrategias necesarias y formar al personal encargado de ejecutarla.

Los equipos de trabajo y sus integrantes deben desarrollar habilidades que les permitan resolver sus problemas operativos, es decir, identificar que es lo que impide entregar un pedido a tiempo, asegurar que el producto llegue en buen estado, que los servicios proporcionados cumplan con las expectativas del cliente, como atraer más clientes…etc.

El líder debe desarrollar habilidades de pensamiento que le permitan adelantarse cinco años de sus colaboradores cercanos, y debe ser capaz de convencer a su primer círculo de la necesidad de crear y desarrollar nuevo conocimiento dentro de la organización en un proceso de innovación continúa.

La visión es el mega objetivo estratégico que se ve cobijado por las estrategias organizacionales, las cuales se encuentran dentro de un tubo directivo hacia las acciones diseñadas para ejecutarlas, ése es  el quehacer directivo,  ubicar el FODA de la organización recolectando en cada equipo de trabajo las necesidades, la problemática operacional y las oportunidades de negocio.

Cada individuo que participa en la organización debe realizar este ejercicio de conciencia individual para compartirla en el equipo y de esta forma identificar las fortalezas, debilidades comunes para tener conciencia grupal y sentirse parte de algo.

Este ejercicio ayuda a diseñar programas de trabajo orientados al cumplimiento de los servicios solicitados por el cliente y que impactan de manera directa a  los planes operativos en la línea de valor al cliente, esto da orden y sobre todo fortalece el orgullo por el trabajo y su trascendencia reflejada en los productos y servicios que el cliente recibe.

Trabajar en base a evaluaciones

Yo puedo decir que soy un excelente padre de familia, amo a mi esposa y a mis hijos; sin embargo cuando les preguntas a ellos que opinan de mi, se sueltan; es un viejo gruñón, no me deja ver la tele, siempre quiere que haga tarea, no ayuda en la casa…
Una cosa es lo que digo que soy y otra como me percibe mi familia.
Lo mismo pasa en los equipos de trabajo, el líder se ve de una forma y sus colaboradores lo ve totalmente diferente, sin embargo nadie dice nada, aún y cuando se lo acaben con comentarios en el baño, por este motivo, cuando se realizan evaluaciones de liderazgo y de clima organizacional, éstas deben ser anónimas para que los colaboradores evalúen lo más cerca a la realidad del changarro.
Trabajar en base a evaluaciones es una habilidad que deben desarrollar los líderes del nuevo milenio, deben dar pronta respuesta a lo que en ellas manifiestan los colaboradores, debe provocar el dialogo interno, debe provocar reacciones positivas en líder.
En una ocasión me tocó presentar los resultados de un ejercicio de evaluación liderazgo a un jefazo de alta jerarquía; y bien sr ing que acciones propone para mejorar la percepción de sus colaboradores? –
Mmm, creo que debemos eliminar la pregunta siete…
Es complejo trabajar en base a evaluaciones, por que el
Colaborador esta esperando esta oportunidad para cobrar facturas, sin embargo, un buen sistema de evaluaciones es como aplicar sosa cáustica a presión en una tubería, deja a la organización limpiecita…

20120221-231012.jpg

La reunión de trabajo formadora de talento

Siempre que visito por primera vez un equipo de trabajo en diferentes empresas encuentro un factor común que impacta de manera negativa la gestión del negocio y su operación, este factor se llama liderazgo.

A la pregunta expresa ¿Cuál es el principal problema del negocio? Es común escuchar que el liderazgo es el principal problema; sin embargo, es un factor muy genérico, amplio y complejo, es como decir que la persona murió por que se le paró el corazón y que yo sepa, la gente muere cuando el corazón se para.

Es decir cuando las personas ubican el principal problema en el liderazgo, puedo decir que no saben donde tienen el problema.

El liderazgo es el conjunto de capacidades que una persona tiene para influir en la mente de las personas, en un grupo de personas determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo, aunque la realidad sea diferente, en el logro de metas y objetivos. (http://es.wikipedia.org/wiki/Liderazgo)

Partiendo entonces de esta definición de liderazgo nos lleva al terreno de las habilidades, incluso más que el propio conocimiento de la persona, y como estamos tratando con personas debemos ubicarnos en el contexto social.

Para desarrollar habilidades sociales es necesario crear ambientes propicios que inviten al dialogo, al intercambio de ideas, de experiencias y sobretodo que fomente la integración de los colaboradores en el equipo de trabajo, es decir crear un estado de pertenencia a algo.

La reunión de trabajo es un detonante de desarrollo muy importante para la creación de estímulos que motiven un ideal a seguir, aquí es donde se aprenden las formas, es donde el equipo se compromete a realizar la tarea mas compromiso que por una obligación, es donde el líder desarrolla habilidades sociales que fortalecen su liderazgo y por ende los resultados operativos.

Es decir, la reunión es una herramienta formadora de personas, es un artífice de la formación de talentos, tanto de liderazgo, como de colaboradores del conocimiento.

20120215-221434.jpg

Reflexiones de un líder comprometido

Cuantos proyectos generaste este año? Cuantas mejoras implementaste? Cuanto a avanzaste en tu educación? Cuantos clientes satisfechos tienes? Cual el crecimiento de tu capital? Que tanto avanzaste en el logro de tu visión de negocio?
Es tiempo de reflexión, de hacer un alto en el camino, de ubicarte en la justa realidad, de decidir si continuar o abandonar algún proyecto que no funcionó como esperabas. Es tiempo de reflexiones profundas que den soporte a tu negocio, de preguntarle a tus clientes que esperan de ti el próximo año, a tus colaboradores prepararlos para fortalecer su autonomía de gestión, involucrarlos en la toma de decisiones, mejorar el clima laboral y la calidad de vida de todo el personal que te acompaña todos los días por que creen un tu misión. Es tiempo de recompensas, de dar, de reconocer el esfuerzo de cada uno de tus colaboradores en su posición de apoyo, de ratificar el rumbo de la empresa, de hacer ajustes para no abandonar el riel de la competitividad, y sobre todo mantener firme la razón de ser del negocio, seguir haciéndole la luchita todos los días, hacer frente a las amenazas, fortalecer lo que haces bien, aprovechar las oportunidades y abatir las debilidades, sin olvidar la participación activa de tus colaboradores, compañeros de viaje que necesitan de tu liderazgo en acción, y seguir creyendo en algo que los haga participe del cambio.
Termina el año con las respuestas adecuadas y plantea nuevos retos, sin violentar tus principios, mantente firme en eso que crees, y fortalecete con las buenas vibras que originan las decisiones congruentes en tu actuar diario.

20111226-093235.jpg