La empresa del conocimiento necesita al trabajador individual

Imagen

Las fuerzas del mercado se mueven de manera brusca y desordenada, la oferta no garantiza su demanda en un mundo lleno de cambios y reacomodos históricos, las necesidades de una gran mayoría de la gente se encuentran estancadas en la base de la pirámide de Maslow[1], el estado hace  su mejor esfuerzo para garantizar las condiciones de equilibrio, las bases han sido tocadas y despiertan de su letargo sueño, la empresa tradicional se agrupa para enfrentar los embates del mercado, del estado y de sus acreedores, poco a poco se cumple el pronóstico del agotamiento del sistema capitalista, que aun da bocanadas de aire y se resiste a dejar el trono.

De acuerdo con datos del SIEM[2] el estado de Yucatán cuenta con 33,391 empresas registradas (dic. 2013), de las cuales el 95% son microempresas, y el 71% se dedican al comercio, mientras que el 21% son de servicios, así mismo, es la entidad federativa de nuestro país que muestra un crecimiento en número  de empresas con un 9.81% promedio anual en los últimos cinco años.

Estos datos son una muestra clara de la forma en que nuestra economía regional necesita de un respiro, de una pausa para analizar lo que está sucediendo, si bien la competencia detona beneficios directos para el cliente, hacerlo de manera desproporcionada provoca estancamientos y baja rentabilidad, no solo es crear empresas por crearlas, se debe analizar las necesidades del mercado, establecer mecanismos que den respuesta oportuna a esas necesidades y no a los movimientos provocados por los embates del consumismo devorador del mercado, influenciados por publicidad engañosa y malas prácticas.

En el estado de Yucatán se tienen registros de 31982[3] microempresas dedicadas en su gran mayoría al comercio, microempresas que dependen de uno o dos proveedores que surten a la totalidad del mercado, es decir, se encuentra pulverizada la entrega final de los productos, pero centralizada y acaparada su distribución.

El problema se agrava con la práctica generalizada del desperdicio[4], un desperdicio que estanca el trabajo y no permite avanzar en su creación, que engaña, que mutila el poder de la persona para discernir entre lo útil y lo no útil, que explota los recursos sin medida, sin prevención para evitar sus agotamiento, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida.[5]

La empresa tradicional se agrupa para hacer frente a los embates del mercado, del estado y sus acreedores, se alienan para formar un frente común, para resolver los problemas, pero se olvidan que su razón de ser que es crear, diseñar, desarrollar y establecer mecanismos que contribuyan a la repartición justa de la riqueza, La vocación de un empresario es una noble tarea, siempre que se deje interpelar por un sentido más amplio de la vida.

La empresa del conocimiento necesita de ser individual, sin caer en el individualismo, es decir, necesita a la persona completa, su esfuerzo físico, su arte, su inteligencia, necesita de todo su poder exponencial concentrado es sus talentos, necesita espacios, tiempo.

No se debe aspirar a algo que no se concibe con conocimiento de causa, no debes de alejar las ideas de la realidad, por que cuando eso sucede provocas idealismos falsos, carentes de espíritu, de esencia y se vuelven estériles faltos de sentido.

Las empresas necesitan mover sus estructuras, rediseñar sus procesos y lo más importante definir un rumbo acorde a los tiempos y eternas al espíritu.[6]


[1] Maslow

[2] (Sistema de Información Empresarial Mexicano) http://www.siem.gob.mx

[3] SIEM; estadísticas

[5] Papa Francisco

[6] Lema UVM

Anuncios

Ideas que inspiran al líder

ImagenUn común denominador en los empresarios estriba en su visión personal total[1] para identificar oportunidades de negocio[2] y su habilidad para calcular el riesgo, algunos son muy temerarios o atrevidos y no miden el riesgo, otros son más cautelosos, mitigan el riesgo y dejan ir una oportunidad de negocio.

Cualquiera que fuere el motivo que inspira al líder nace de una idea[3] , el mundo de las ideas[4], “Donde la razón accede a ellas y no los sentimientos”…

En mis recorridos por diferentes equipos de trabajo en las organizaciones he observado cómo se realiza la tarea[5], como se transforman los insumos en productos que se pueden ofrecer al cliente, y como se transforman los datos en servicios que satisfacen una necesidad. Es un mundo lleno de actividades que realizan las personas para cumplir un fin, actividades que por sí mismas carecen de sentido.

Las empresas existen porque tienen clientes que adquieren sus productos o servicios, clientes que están dispuestos a entregar su dinero a cambio de satisfacer una necesidad, clientes que aprenden muy rápido la dinámica social[6] y cada día se vuelven más exigentes.

Las ideas del líder provienen mas allá de la experiencia en los negocios, mas allá de los hechos y los datos, es una necesidad ontológica[7] y deontológica[8] que rebasa los límites de comprensión del individuo.

Algunos le llaman inspiración, otros musas, los católicos Espíritu Santo[9], es donde la bondad se manifiesta en los actos, en la caridad y la generosidad que fortalece la ética empresarial.

La habilidad para discernir es lo que hace al líder digno de confianza, es donde trasciende en el mundo de los negocios por las decisiones que toma en tiempos de crisis, es donde se manifiesta su ser en el actuar, es donde, como dice la gente, se sabe de que esta hecho el líder…

El líder orienta este esfuerzo de manera sistémica en búsqueda de la verdad, una verdad que fortalece las relaciones interpersonales con los individuos que realizan la tarea, una verdad que busca el ganar-ganar de los actores nucleares en la empresa, una verdad que hace que la tarea satisfaga las necesidades del tener y fortalezca el ser de la organización, es decir trabajar en base a una misión[10] que actúa como detonante supremo en el devenir de la empresa.

La actividad que nace en el seno de la empresa lleva consigo el gen de su creador, es un reflejo del ser del individuo, inspirado por los buenos deseos de la organización e influenciado por su líder magister[11], donde la acción[12] almacena  toda la información que trasciende en el tiempo, “por sus acciones los reconoceréis[13]”.

Por este motivo el ejercicio de visión del líder se convierte en su principal actividad, es el motor que funciona como una fuerza inspiradora, es donde se manifiesta la filosofía y valores de la empresa, es aquello que le da sentido y rumbo, es donde el líder comparte su visión de manera genuina, democratiza su gestión y la legítima ante sus principales colaboradores, es donde cobija los intereses personales de su primer círculo y los comparte con el resto de la organización.


[1] El líder define que quiere con respecto  a sus círculos (personal, profesional y trascendental) en lo que le resta de vida (A Basurto, 2005)

[2] Identificar el negocio en función a una necesidad (www.gerencie.com, oportunidad de negocio)

[3] idea s. f. Representación abstracta de una cosa real o irreal que se forma en la mente de una persona (http://es.thefreedictionary.com/idea)

[4] El mundo de la ideas se encuentra inmerso en un caos, donde un ser inteligente que no es Dios establece el cosmos  y tangibiliza  el pensamiento en cosas y artefactos que puedes ver y tocar. (Platón 428 ac)

 

[5] Conjunto de acciones que realiza una persona ordenadas de manera sistémica (scastor 2013)

[6] Fluir de las costumbres, usos y creencias de una sociedad (wiki/dinámica_social)

[7] Ontológica: de ontología; relativo a l ser

[8] Deontológica: de deontología; relativo a los deberes

[9] Los seres humanos se edifican a sí mismos y crecen desde el interior: hacen de toda su vida sensible y espiritual un material de su crecimiento (CIC 1700)

[10] La misión no tiene tiempo ni espacio, no está delimitada, es infinita y se puede cumplir todos los días de nuestra vida personal u operativa (A Basurto, 2005)

[11] Guía a su equipo, aguanta con paciencia el proceso de aprendizaje de sus seguidores. (A Basurto, 2005)

[12] Haciendo hincapié en que la célula de valor agregado se encuentra en la acción (contenida en los procedimientos) y la célula del valor creado en la acción empresarial (contenida en proyectos y mejoras). (A Basurto, 2005)

[13]Mateo 7:16

La dinámica en las empresas

Todo es dinámico...

Todo es dinámico, nada es estático…
Todo es estático, nada es dinámico…

“EL personal es nuestro principal activo en la empresa” es un enunciado que podemos ver en los muros  o áreas comunes en muchas empresas.

Algunos consultores critican este enunciado diciendo:

– En tiempo de crisis los dirigentes lo primero que realizan son recortes de la plantilla laboral, disminuyen el presupuesto de capacitación y dan al traste con su enunciado principal-

Y lo más triste de este supuesto, es que etiquetan esta acción como “incongruencia”.

¿Quién tiene la razón? Depende a quién le preguntes, algo importante que no debemos perder de vista, es el desempeño de la persona en la empresa, más allá de la productividad y la reducción de costos de operación.

El colaborador por naturaleza es dinámico, “nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña” Heráclito (540 ac – 475 ac) y este dinamismo lo trasmite a la empresa en sus actividades diarias, la velocidad con que se realiza la actividad depende en gran medida de la persona, es ella quien determina el ritmo, los tiempos, a pesar de contar con reglamentos y políticas que provocan un “tortuguismo” organizacional en el mejor de los casos.

“la educación de la voluntad no se termina nunca” (la conquista de la Voluntad Enrique rojas 1994) la persona que tiene educada la voluntad consigue lo que quiere.

El desorden organizacional provoca en muchos casos inestabilidad, día a día brotan problemas nuevos y en algunos casos resurgen aquellos que se habían corregido con anterioridad, la Entropía califica el grado de desorden en un sistema Clausius (1850); es el proceso por el cual la energía pierde su capacidad de generar trabajo útil.

Entonces la velocidad es un elemento importante que se debe considerar dentro de la dirección estratégica de la empresa. Velocidad para adaptarse a los cambios, para implementar la innovación, para desarrollar nuevos productos y servicios, para desarrollar capital humano, etc…

Siempre que los sistemas alcanzan su nivel optimo, estos tienden a perder su esencia y se transforman en otro de mayor o menor conforme  genera trabajo útil.

Por este motivo se debe considerar a la persona como la principal promotora del cambio en las empresas, su motivación desempeña un papel importante en dirección estratégica de la organización, así como el reconocimiento por la aportación de las nuevas ideas que permiten alcanzar los objetivos planteados, donde el personal no debe perder la autoría de las ideas que permitan consolidar expresiones completas en un producto, herramienta o utensilios de aportan valor al cliente.

El paso de la muerte en la innovación.

El paso de la muerte de la innovación

Abandonar lo viejo

En México se practica una suerte charra denominada “el paso de la muerte” “Esta faena consiste, en que un charro montado a pelo en un caballo manso, armando un brinco se cambie a un caballo o yegua brutos” (http://es.wikipedia.org sep 2011).

El charro pone en peligro su vida por que realiza esta suerte a carrera plena y termina cuando el charro logra controlar al caballo bruto y bajarse de él.

Tres charros acompañan al valiente charro y cuando este abandona el caballo manso, los tres charros guían al caballo manso para que no se interponga en el nuevo recorrido del charro y el caballo bruto.

En los procesos  de innovación existe ésta suerte charra “incorporar los proyectos y mejoras al ciclo operativo”, al igual que el charro, el proceso de innovación corre el riesgo de morir en el intento y desmotivar al resto de la organización.

Al principio el ciclo de mejora continua es tan grande que puede llegar a ser diez veces más grande que el ciclo operativo, es decir es más fácil continuar con la operación que detenerse a pensar en como mejorar o modificar hábitos desarrollados por años.

En este proceso también es necesario hacerse acompañar por tres charros, el asesor, el líder de proyecto y el líder  del equipo, para cuando los colaboradores integren la nueva actividad al proceso, la operación no se salga de barrido y ponga en riesgo el servicio al cliente.

Más que un proceso de integración, la innovación es un estado al que se llega, a través de un fuerte programa de aprendizaje y educación continúa, el objetivo es lograr que el ciclo operativo y el ciclo de mejora sean lo mismo, es decir trabajar en base a la mejora continua la ecuación humana de valor de manera natural.

Nos es fácil dar este salto, se necesita de voluntad para hacer las cosas y conocimiento para minimizar los riegos, en muchos casos el conocimiento existe y la voluntad brilla por su ausencia.

Es necesaria una estructura adecuar la estrategia general de la empresa que permita el desarrollo de conocimiento.

Si la estructura de la empresa sigue siendo vertical y piramidal, no podemos desarrollar el ambiente necesario para el conocimiento, y esto, es un asunto demasiado escabroso” A Basurto 2005.

Son muchos líderes que han demostrado tener esa voluntad de hacer las cosas, sin embargo, al primer fracaso la inercia ancestral los hace regresar a las viejas prácticas de trabajar de  manera vertical.

Una actitud temeraria del charro  también influye en el salto, se requiere de entrenamiento y convencimiento para lograr saltos quánticos que diferencien a la empresa de su competencia.

Trabajar en base a la mejora continua de manera natural

Sistemas de trabajo

El mayor pecado del líder se llama soberbia

Soberbia (del latín superbia) se concreta con el deseo de ser preferido a otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del Yo o ego. Un gran porcentaje de los dirigentes en las empresas de nuestro país dan muestra clara de este padecimiento y aun mas, lo complementa con una fuerte dosis de orgullo que le impide pedir perdón o aceptar sugerencias para no dar muestras de sus carencias humanas.
El setenta y cinco por ciento de los líderes evaluados por sus colaboradores en fechas recientes reveló que menos del 32,3 porciento se preocupa por su desarrollo personal y de sus colaboradores, esto confirma la regla “la persona soberbia no aprende nada, ya sabe todo”.
Esta situación provoca un gran desanimo en la empresa, impactando de manera directa el clima organizacional y su relación colaborador líder.
Reduciendo al colaborador a un simple bulto listo para emplearse (el empleado) incapaz de mover un dedo si el jefe no se lo pide.
El líder debe obtener una fuerte dosis de humildad a través de la paciencia para enseñar, la sencillez para dirigir y la obediencia a sus principios y valores, el cumplimiento cabal de estos elementos no garantizan el éxito, sin embargo, no ponerlos en practica te garantizan una estática directiva que te hunde poco a poco en la miseria humana.

20110816-115607.jpg

Trabajar en base a evaluaciones

Trabajar en base a evaluaciones es una habilidad

son como las inyecciones te duelen pero te alivias

Es común escuchar a una gran mayoría de dirigentes en las empresas decir que las cosas están bien y que todo marcha sobre ruedas, los indicadores financieros nos indican eso y nuestra cartera de clientes se mantiene en los niveles presupuestados al inicio de la gestión anual, se cumple con todo lo planeado y todo se encuentra en niveles satisfactorios, sin embargo, cuando le preguntas al cliente que opina de nuestros productos y servicios, cuando le preguntas al colaborador como es su relación colaborador líder, cuando cuestionamos la relación cliente proveedor interno, la realidad es muy diferente a la que nos muestran los números duros.  Es decir nos encontramos inmersos en un mundo de simulación organizacional que daña nuestro entorno y clima laboral y pone en riesgo nuestra permanencia en el mercado.

Trabajar en base a evaluaciones es una habilidad que deben desarrollar todos los integrantes de tu empresa, en todos los niveles, es una herramienta que permite a colaboradores  y lideres entrar a una dinámica de mejora continua hacia la persona que ayude a fortalecer el ser de la organización, y al mismo tiempo te ayude a no perder el enfoque total de tu visión de largo plazo, así como, la permanencia de tu empresa en el tiempo.

Trabajar en base a evaluaciones es doloroso, al trabajador mexicano no le gusta que le digan lo que esta mal, es parte de su idiosincrasia, esta acostumbrado a trabajar solo, por eso no acepta sugerencias, por que “todo lo hace bien” y los jefes están acostumbrados a recibir elogios a diestra y siniestra cayendo en adulaciones que no benefician a nadie.

Sin embargo, estamos inmersos en una inercia organizacional que marcan las nuevas generaciones con el uso de la tecnología a su favor, donde el cliente aprendió de su gran poder de decisión y las diferentes formas de manifestarlo a lo largo y ancho de la red informática en el mundo.

El cliente aprende y lo hace muy rápido

Anteriormente elaborar una encuesta era tedioso y cansado, actualmente basta con enviar un mensaje de texto, hacer click en la respuesta y el resultado lo puedes consultar en tiempo real, no es necesario que pase mucho tiempo, la respuesta también debe ser inmediata, encuestas que no modifiquen el proceso se convierten en encuestas estériles que no producen nada y no agregan valor a cliente.

La gestión de liderazgo en los negocios

La tarea pendiente en la gestión de negocios esta relacionada con el cambio estructural de acuerdo a la nueva realidad laboral, las necesidades operativas anteceden a las de desarrollo solo cuando no se tiene un fin en mente que cobije la gestión total del negocio, es decir las empresas post industriales hicieron la tarea tecnológica, lograron fortalecer las economías mundiales en los países altamente industriales impulsores del progreso y desarrollo de la misma humanidad, despertaron en el individuo la necesidad de trascender en un mundo temporal, sin embargo, su ambición desmedida acabo con la intención genuina de desarrollo humano, dejando en manos de pocos la riqueza generada por los grandes consorcios, relegando a la clase obrera dueño de nada a seguir cachando las bachas de sus amos, dueños de los activos generadores de riqueza.
El gran impulso generado por la sociedad del conocimiento y su capacidad para organizarse ha acortando tiempos y distancias, con la oportunidad de oro de convertir el conocimiento en activos intelectuales generadores de riqueza donde en el individuo es dueño del mismo, despertando su interés por dejar un legado a las generaciones futuras.
Diseñar las estructuras necesarias para la generación de capital intelectual es la tarea pendiente de la gestión de los negocios en la economía del conocimiento.